English version

Después de las manifestaciones inmensas se plantea la prequnta: ¿Cómo podemos avanzar el movimiento pro derechos para los inmigrantes?

Muchas organizaciones han apoyado la llamada para “Un día sin inmigrantes” el primero de mayo – un día sin trabajo, sin escuela, sin compras, y sin vendas – un paro nacional.

El primero de mayo podría ser una poderosa demostración del poder de los trabajadores inmigrantes y de su seriedad a luchar por sus derechos. Si los grandes capitalistas, que quieren la mano de obra barata de inmigrantes, no quieren que tengan los mismos sueldos y beneficios, que los otros trabajadores entonces hay que salir en huelga.

Desde la gran manifestación en Chicago el 10 de marzo, las protestas ya han incluido miles de trabajadores que abandonaron sus trabajos. Los jefes temen que el movimiento amenaze sus ganancias y su habilidad de explotar trabajadores inmigrantes.

En un artículo en Market Watch sobre las demostraciones del 10 de abril, dice que algunas fábricas carniceras tuvieron que cerrar a causa de las protestas y otras industrias que dependen de trabajadores inmigrantes podrían ser paralizadas por paros, estas incluyen restaurantes, construcción, hoteles, y aseo.”

La economía estadounidense depende de trabajadores inmigrantes. En las manifestaciones, muchos de los oradores han preguntado: “¿Quién cuida los niños de este país? ¿Quién cocina la comida? ¿Quién construye los edificios? ¿Quién es que los mantiene y los limpia?”

Un paro nacional efectivo permitiría que los trabajadores sientan su poder colectivo y también sería una buena oportunidad de comenzar la lucha para formar sindicatos en lugares de trabajo y industrias que tienen muchos trabajadores inmigrantes.

Si se organizan en sindicatos, cientos de miles de trabajadores inmigrantes podrían desempeñar un papel crítico en la regeneración de la lucha social en EEUU. Pueden emprenderse en una lucha muy necesaria para obtener mejores condiciones para todos los trabajadores.

Debate
Sin embargo, la llamada a un paro nacional ha iniciado un gran debate dentro del movimiento. El ala más conservadora del movimiento – hombres de negocios latinos, líderes de la Iglesia Católica, y los elementos más aliados al partido demócrata – se han opuesto fuertemente a la llamada del primero de mayo. Tienen miedo de alienar a sus aliados en el partido demócrata Temen que una huelga de trababajadores latinos los envalentone a hacer demandas mas radicales que sean una concreta amenaza al lucro de los jefes.

“Esto es algo que debemos tomar en serio y considerar todas las repercusiones de no hacerlo correctamente o de provocar un contragolpe,” dijo Jaime Contreras, presidente del National Capital Immigrant Coalition y también presidente del local del sindicato SEIU. “Es demasiado temprano para hacer el boicot el primero de mayo, dado que el Senado no recomienza hasta el 23 de Abril. Debemos esperar a ver que viene del Senado y que compromisos emergen antes de que hagamos esto.

Esto es un error. Las grandes corporaciones y sus políticos pelean en esta lucha para defender sus intereses – ¿por qué no deberíamos hacerlo nosotros? La clave para ganar derechos para los inmigrantes no es depender en los políticos, pero demostrar nuestro poder social y hacerlos respetar nuestros derechos. Existen las condiciones para poderosas huelgas, si son organizadas correctamente, darán fuerza al movimiento.

Otro argumento en contra del paro dado por los lideres de los sindicatos y grupos inmigrantes es que dejaría a muchos trabajadores sin trabajos. Pero nosotros no debemos permitir que esto nos intimide. El movimiento – particularmente sus lideres – debe tener en claro que no toleraremos ningun tipo de victimización a los que protestan. Las empresas deben ser advertidas de que si despiden a algún trabajador que participe en la huelga, se encontrarán con una masiva campaña de protestas que demandarán que los trabajadores sean de vueltos sus empleos.

El movimiento sindicalista debe ponerse al pie de la lucha pro-derechos para los inmigrantes. Debe lanzar una masiva campaña educacional para convencer a millones de trabajadores de que la lucha por los derechos para los inmigrantes es una cuestión vital para todo el pais. Debe distribuir millones de volantes, organizar reuniones de trabajo y protestas grandes. Debería movilizarse en solidaridad con las protestas del primero de mayo y otras acciones, y debería expandirse para incluir trabajadores inmigrantes y nativos.

La victoria requiere la completa movilización y apoyo de toda la clase obrera. Por esta razon debemos conectar la lucha pro- derechos inmigrantes a la de sueldos justos y seguro medico para toda la gente.

¡A romper con el Partido Demócrata!
Las condiciones que enfrentan los trabajadores inmigrantes en los Estados Unidos – racismo, brutalidad policial, pobreza y los peores trabajos bajo las peores condiciones – nos lleva a pensar que no solo debemos defendernos de HR 4437.

El slogan “Today we demonstrate – tomorrow we vote” ha sido muy popular en las protestas. Es correcto que la lucha para conseguir derechos no solamente será gracias a protestas y huelgas – necesitamos una estrategia política. Pero, ¿por quien votaríamos? Los dos partidos representan los intereses de las corporaciones americanas, comparten la agenda derechista y racista. Los dos partidos se oponen a la amnestia para todos los inmigrantes indocumentados.

En los años recientes el liderazgo del partido demócrata ha sido notado por estar en favor de la guerra de Bush en Irak y tambien por apoyar la agenda doméstica en contra de la clase obrera. Ellos apoyan la agenda de los grandes empresarios que quieren mantener a los inmigrantes como una clase de trabajadores explotados y sin derechos.

Los inmigrantes, los trabajadores y los oprimidos necesitan su propia voz para poder expresar sus propios intereses en el plano político. Necesitamos construir nuestro propio partido político de trabajadores, inmigrantes, latinos, afro-americanos y blancos.

No hace mucho estas demostraciones hubiesen sido inimaginables para la mayoría de la gente. La exploción del movimiento pro-inmigrante en los últimos meses nos ha demostrado que todo es posible.

0 Shares