El derecho al aborto en el punto de mira de la derecha norteamericana Recuperar la movilización para frenar el nombramiento del juez Kavanaugh

Published On September 15, 2018 | By Eljeer Hawkins | Documents & Leaflets & Statements, U.S. Politics

La reciente jubilación de Anthony Kennedy, uno de los nueve jueces del Tribunal Supremo de Justicia norteamericano, ha dado a Donald Trump y a los republicanos una oportunidad de oro para asegurarse el control conservador de este Tribunal.

Kennedy ha sido un juez conservador que se ha puesto una y otra vez al lado de la derecha, incluso en aspectos como la restricción de los derechos abortivos. Sin embargo también ha mantenido una posición más independiente en algunos aspectos sociales, por ejemplo su voto fue decisivo para que se aprobasen los matrimonios entre personas del mismo sexo.

Trump ha presentado a su candidato para consolidar el control ultraconservador de este organismo. Se trata de Brett Kavanaugh, firme defensor de los intereses de las grandes empresas y enemigo declarado de los derechos de las mujeres, los inmigrantes, la comunidad negra y el colectivo LGTB.

Los derechos de las mujeres en el punto de mira

Los derechos reproductivos de las mujeres han sido sistemáticamente atacados en los Estados Unidos, especialmente en los estados donde gobierna el Partido Republicano, en los cuales durante los últimos años se han aprobado literalmente cientos de restricciones a los mismos . En muchos de estos estados, por ejemplo, el aborto para las mujeres pobres es más inaccesible que nunca. Si Kavanaugh sale finalmente elegido como juez del Tribunal Supremo estos ataques se intensificarán.

Trump ha venido utilizando sus alianzas con la derecha cristina para dar marcha atrás a toda la legislación progresista en lo que a los derechos reproductivos de las mujeres se refiere. Designando jueces conservadores ha intentando acabar con algunas conquistas históricas del movimiento feminista norteamericano, como la despenalización del aborto en los 50 estados lograda en 1974 tras el caso conocido popularmente como “Roe contra Wade”, en el que una mujer embarazada fruto de una violación reclamaba su derecho a interrumpir su embarazo frente al Estado de Texas que se lo negaba. La sentencia a favor de Roe fue una victoria decisiva del movimiento feminista en los años 60 y 70.

Cómo defender los derechos de las mujeres. Luchar, luchar y luchar.

Sin embargo el movimiento feminista está en ascenso. Las últimas encuestas muestran que el 63% de los estadounidenses quieren mantener la despenalización del aborto frente al 31% que quiere revocarla. Cualquier intento de atacar este derecho de las mujeres se enfrentará con un movimiento en las calles de los EEUU. La marcha histórica de mujeres en 2.017, las movilizaciones contra el machismo de Trump durante el 2.018 o el movimiento #Metoo con contra el acoso sexual, son un ejemplo de lo que el gobierno de Trump se encontrará si emprende ese camino.

Mientras los republicanos han encabezado los ataques a las mujeres, el enfoque de los demócratas ha dejado de lado la movilización y es totalmente defensivo. Pero no se trata sólo de defendernos ante los ataques, hay que pasar a la ofensiva para ampliar nuestros derechos. El triunfo de las compañeras irlandesas en la campaña por el derecho al aborto, o las históricas movilizaciones en Argentina marcan el camino a seguir.

La dirección del Partido Demócrata afirma que resistirán al nombramiento de Kavanaugh en el Senado, pero no está nada claro que todos los senadores demócratas voten contra él. Los demócratas están profundamente asustados ante la reactivación de una potente movilización social que amenace también sus propios intereses, pero esa es precisamente la única forma de frenar este nombramiento reaccionario y la ofensiva desatada contra nuestros derechos como mujeres.

Like this Article? Share it!