par Canyon Lalama, activista de la campaña de Nader de la Universidad de Minnesota and Patricio Guzmán, Chile

English version

Si las elecciones han reflejado algo es la necesidad de un nuevo partido político que represente a millones en lugar de millonarios.

Mientras un creciente 40% del país quiere el retiro de las tropas estadounidenses de Irak, Bush y Kerry se han comprometido a mantener la ocupación norteamericana. Mientras un 80% exige el derecho de cobertura universal de salud, Bush y Kerry quieren mantener al colapsado sistema de salud. En lugar de prometer a nivel federal un masivo programa de empleos para reconstruir nuestras colapsadas ciudades y el sistema de educación, ¡George Bush y su nominado “oponente” John Kerry piden reducción de impuestos para las grandes compañías!

Claramente, los intereses de la gran mayoría están olvidados, mientras que los ricos y sus privilegios siguen interminablemente sostenidos por los dos partidos del statu quo.

Por otro lado, la insurgente campaña de Ralph Nader contra Demócratas y Republicanos esta planteando cuestiones que ni Bush y ni Kerry tocarán. Independiente de la votación final que Nader recibirá, el apoyo que ha tenido -a pesar del difícil “cualquiera menos Bush” – ha creado un clima político que demuestra que existe una minoría importante que esta mirando a la izquierda, por una política alternativa independiente contra la guerra.

Esto plantea una cuestión vital para la campaña de Nader: ¿Cómo podemos construir, aprovechando el importante papel que representa la campaña de Nader, para continuar la lucha por una alternativa política independiente, anti-corporativa y a favor de los trabajadores tras la elección del 2 de noviembre?

Alternativa Socialista cree que la mejor manera de avanzar seria que Ralph Nader hiciera un llamado enérgico para realizar una conferencia luego de las elecciones, para reunir a sus partidarios; Verdes, del movimiento obrero, activistas anti-guerra, socialistas, estudiantes y otros, incluso gente que hubiese apoyado a Kerry, pero que esté de acuerdo en la necesidad de una alternativa, a discutir como preparar el terreno para la formación de un amplio partido político anti-guerra y pro-trabajadores independiente de los grandes negocios.

Crece el espacio para el Nuevo Partido
El potencial apoyo para tal partido crecerá en el próximo periodo. El caudal de apoyo de Kerry viene de una desesperación por ver a Bush derrotado, a pesar de un extendido escepticismo o incluso una verdadera hostilidad hacia Kerry.

Si Kerry gana, miles de los que le dieron el voto rápidamente se desilusionarán cuando este mantenga la brutal ocupación de Irak y el intento por llevar a cabo ataques sobre las condiciones de vida de los trabajadores. Si Kerry no derrota a Bush, esto también incrementara el apoyo para construir una alternativa política de izquierda, debido al fracaso de los Demócratas para luchar eficazmente contra la agenda derechista que Bush intente imponer.

La guerra en Irak y la crisis del capitalismo Norteamericano en el próximo periodo llevara a profundas convulsiones en la sociedad norteamericana. La clase dominante intentara hacer pagar a los trabajadores por la crisis de su sistema, provocando inevitablemente la lucha de masas por parte de los trabajadores. Estos eventos y experiencias llevaran a los trabajadores a romper con los dos partidos de los grandes negocios y a la necesidad de construir su propio partido político.

Además, si un nuevo partido lograra crecer con rapidez, podría atraer a sectores empobrecidos y políticamente marginados, que representan a la mitad de la población que actualmente no vota. Existe un gran espacio político en la sociedad norteamericana que solo un partido alternativo, que luche de verdad por los intereses de los trabajadores puede llenar.

Mientras existan las condiciones políticas para la formación de un nuevo partido los dirigentes políticos deben dar los pasos necesarios en ese sentido. Nader, mas que nadie a estas alturas, tiene la autoridad y el prestigio para tomar tal iniciativa y para dar pasos concretos que llene el vacío político que existe en la izquierda.

La campaña de Nader ha movilizado a una importante capa de activistas y simpatizantes. Millones están siguiendo esta campaña y considerando votar por esta alternativa, especialmente jóvenes, pobres y la gente de color. Además, sectores significantes del movimiento anti-guerra, que seguirá creciendo en el próximo periodo, han sido atraídos hacia Nader.

La unidad de aquellos que se han organizado alrededor de la campaña de Nader debe ser el primer paso para organizarse y levantar la campaña para comenzar a reunir las fuerzas que se necesitan para lanzar un nuevo partido político. Esto seria un buen comienzo para empezar a levantar dicha campaña. Levantando en las elecciones locales y nacionales un radical programa anti-corporaciones y contra la guerra y apelando a los movimientos sociales, la clase trabajadora y los pobres, se podría contar con cientos de miles en el espacio de algunos años. Tomando estos pasos, estaríamos en una posición mucho mas fuerte para desafiar las elecciones presidenciales del 2008 y más alla.

El error de Nader en el 2000
Lamentablemente, no existe ninguna evidencia de que Nader tome esta dirección. Nader también estuvo en una excelente posición para hacer un llamado a la formación de un nuevo partido en el 2000, desafortunadamente su campaña perdió la oportunidad para levantar un movimiento por una alternativa política amplia. Como Alternativa Socialista advirtió en su momento, esto permitió que se disipara todo el potencial que se logro construir alrededor de la histórica campaña de Nader el 2000.

Es cierto que un sector importante de los partidarios de Nader el 2000 se unió al Partido Verde, sin embargo su campaña congrego a una base social mucho mas grande. Sindicatos, activistas de los Derechos Civiles, organizaciones de inmigrantes, estudiantes, y otros sectores de la sociedad, que se ubican mas alla de la tradicional base de clase media de los Verdes, participo activamente en la campaña de Nader.

Dos sindicatos nacionales y numerosos sindicatos locales dieron su apoyo a Nader en el 2000, en un momento donde las traiciones de Clinton todavía estaban frescas en las mentes de los trabajadores. Esto reflejo la adhesión a una alternativa política entre la clase trabajadora organizada, y es un potencial real, incluso para un pequeño partido de izquierda que estableciera sus raíces en nuestras comunidades y sectores del movimiento de los trabajadores, jugando un papel principal en los lugares de trabajo y en las luchas de la comunidad.

Si Nader hubiese tomado la iniciativa para la formación de un nuevo partido en el 2000, este se hubiese construido al calor de las grandes luchas de los últimos cuatro años. Nader podría haber luchado contra el robo electoral que hizo Bush para llegar a la presidencia y para dejar al descubierto la capitulación de los Demócratas. Un partido de izquierda amplio podría jugar un rol fundamental en la lucha y en la dirección política de las protestas contra la guerra, en las luchas de los trabajadores, en la marcha del millón por el derecho al aborto, en la defensa de las libertades civiles, y en numerosas otras luchas que han ocurrido durante el gobierno de Bush.

Dando estos pasos, también se hubiese logrado construir y mantener el apoyo de los sectores que participaron activamente en la campaña de Nader el 2000. “Cualquiera menos Bush” ha sido una dificultad para el animo de muchos este 2004, y sumado a la retirada de Nader tras la elección del 2000 que ha sido una de las razones del porque en el 2004 su campaña mantiene una capa menor de activistas, estas son dificultades que contribuirán en los resultados electorales.

Es importante que estas lecciones sean discutidas y debatidas dentro de la campaña de Nader con el fin de aprender de la experiencia anterior para construir un movimiento mas fuerte.

Desde Alternativa Socialista creemos que los trabajadores y los oprimidos necesitan romper con el Partido Demócrata, el de las grandes corporaciones y construir un partido de masas de la clase trabajadora con un claro programa anticapitalista. Esta lucha necesita ser continuada después de la elección de noviembre. El llamado es para unirnos y ayudar a levantar la campaña por esta idea.

0 Shares