English version

En febrero los trabajadores de hotel en más de una docena de ciudades empujaron una campaña nacional para “elevarse unos a otros sobre el nivel de pobreza”. La campaña de aumento apunta a ganar mejores salarios y beneficios para los 90,000 miembros del sindicato UNITE-HERE, y en usar estos logros como trampolín para sindicar a los trabajadores en otros hoteles que aún no están sindicalizados.

Este otoño, se estarán venciendo los contratos de sindicatos en cientos de hoteles a lo largo del país. Esta campaña unificará la lucha para ganar mejores contratos, atraerá la atención nacional y pondrá presión sobre los patrones de hotel.

Según el diario New York Daily News, esta campaña “tiene el potencial de ser un punto de cambio histórico para el movimiento de trabajadores en EEUU… Será una importantísima prueba a la habilidad de los trabajadores organizados para convertirla nuevamente en un movimiento popular”.

La industria hotelera, que en otro tiempo se basaba fundamentalmente en propietarios locales, hoy día está siendo dominada por las grandes corporaciones. La industria hotelera está rindiendo muy bien en la mayoría de las ciudades de América con los valores casi record tanto en el precio de los cuartos de hotel, como en el número de personas que los ocupan.

Esto es impactante cuando tenemos en cuenta que los trabajadores sindicalizados ganan solamente alrededor de $26,000 dólares al año, lo que es escasamente suficiente para sobrevivir en la mayoría de las ciudades. Estas son personas que se encargan de los invitados del hotel, limpian sus cuartos y crean todas las ganancias para las grandes corporaciones.

Dina Dickinson, quien trabaja por más de 17 años en el hotel “Logan Airport Hilton” dijo: “Yo quisiera retirarme, pero no tenemos plan de retiro. Nosotros deberíamos poder retirarnos después de varios años de servicio… No podemos tener una sociedad donde las personas a pesar de trabajar duro no logren progresar.” (boston.indymedia.org)

La mayoría de los trabajadores de hotel son mujeres, con una gran proporción de inmigrantes y personas de color entre ellas. La combinación de factores de racismo, sexismo y status legal de indocumentadas las convierte en una de las clases de trabajadores más explotadas en los Estados Unidos.

“Estos trabajadores trabajan duro para crear un lugar confortable para que los turistas y comerciantes viajeros encuentren un hogar acogedor lejos de sus hogares. Pero muchos de ellos están sufriendo serias lesiones físicas debido a la excesiva carga de trabajo impuesta sobre ellos… La severidad en la escasez de personal combinada con el aumento de comodidades en los cuartos de hotel como colchones y artículos de cama cada vez más pesados están dañando la salud de estos trabajadores.” (hotelworkersrising.org)

Para ganar esta lucha necesitamos la mayor movilización de trabajadores de hotel y de miembros de la comunidad que sea posible. Es crucial que toda la fuerza popular de filas sea movilizada a través de la activa participación democrática. Esto debe ser unido con definidas demandas respecto a los salarios y condiciones que mejoren dramáticamente las condiciones de vida de los trabajadores de hotel.

El hecho que tantos empleados de hotel sean inmigrantes muestra la importancia de ligar esta campaña con el movimiento por los derechos de los inmigrantes. Grupos de derechos de los inmigrantes, organizaciones comunitarias y otras uniones deberían organizarse todas solidariamente. Los trabajadores de hotel deben movilizarse desde sus comunidades para lograr un alcance masivo de educación de todos los trabajadores inmigrantes y de bajos ingresos. Esto demostraría que el único modo de ganar mejores ingresos y de tener mejores condiciones de trabajo es organizándose en sindicatos y trayendo nuestra fuerza colectiva para presionar a los patrones.

Algunos políticos del partido demócrata han salido en apoyo de la campaña de Levantamiento de los Trabajadores de Hotel. Sin embargo, tanto los republicanos como los demócratas sirven por último a los intereses de las grandes corporaciones y no pueden ser fiables de ninguna manera. Los demócratas han hecho poco en la lucha contra los ataques de Bush a la clase trabajadora, y cuando los demócratas están en el poder, su record no es mucho mejor que el actual.

Tanto los trabajadores como los jóvenes y los inmigrantes necesitan un partido político que los defienda en contra de los ataques de las grandes empresas y que luche por salarios decentes de trabajo, seguro de salud universal y que termine de una vez con los ataques racistas en contra de los inmigrantes. Un partido de los trabajadores masivo proveería a los trabajadores de un arma para ganar estas demandas y también daría voz a millones de personas que se esfuerzan y tratan de salir adelante sin la posibilidad de tener una voz que los represente.

Si los trabajadores de hotel logran éxito en su campaña, ésta será una victoria de todos los trabajadores. ¡Seamos solidarios y apoyemos a los trabajadores de hotel! ¡Su lucha es nuestra lucha!

0 Shares